Select Language

Clic en PAUSE II y para la música de mi blog >>

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Atrapacaminos en el norte de Nigeria (Del 11 al 20 de Noviembre)

atrapacaminos-en-el-norte-de-nigeria

Tabaski, también llamada Eid al Kebir, es la fiesta musulmana que conmemora el momento en que Abraham va a sacrificar a su hijo por mandato de Dios y que finalmente es sustituido por un cordero. También coincide con el final de la peregrinación a La Meca. Es la mayor fiesta musulmana, se come carne a la brasa, y este año es el 16, 17 y 18 de Noviembre. Además, aquí se celebra el Durbar, un desfile de jinetes vestidos con sus atuendos tradicionales, turbantes, capas y caballos engalanados.

Kanu y yo nos vamos de viaje, nos vamos al norte de Nigeria!

Abuja, Kaduna, Zaria, Kano, Jos y Makurdi será la gran ruta. ¿Nos acompañas?


jueves, 25 de noviembre de 2010


Atrapacaminos en Camerún, el relato del viaje de más de 4500 km a través de este maravilloso país, ya está terminado. Un país preparado para el turismo, con una gente educada y amistosa que se convierte en un destino perfecto para descubrir África sin complicaciones. Espero lo disfruten.



miércoles, 3 de noviembre de 2010

Tolerancia versus Respeto

Hace ya muchos años, sentados en la mesa, en la cocina donde me he criado, mi padre me daba una de las innumerables lecciones de la vida que me han ido marcando.

En la radio se hablaba con entusiasmo de lo importante que era la tolerancia hacia otros pueblos, razas o colectivos. Mi padre dejó que escuchara la radio antes de interrumpirla y me preguntó:
-¿Crees que la tolerancia es positiva?-
-Claro.-Respondí motivado. -Al fin y al cabo todo somos personas, tenemos que convivir.-
-Ese es el error.- Me corrigió autoritario. -Deja que te explique. Tolerancia no es una palabra positiva. Tolerar no es respetar. Yo te tolero, pero no respeto tu opción. El respeto hacia los demás es un estado mucho más avanzado y profundo que parte del conocimiento.-

Desde ese día, cada vez que alguien se llena la boca con la palabra "tolerancia", me siento afortunado de distinguirla de "respeto".

Hoy leo una entrevista a Amin Malouf (Principe de Asturias 2010) en el País Semanal del 17 de Octubre de 2010 (agradecer a la madre de Tere los envíos) en la que leo:

"No quiero tener tolerancia. Yo soy lo que soy y tú debes aceptarme como te acepto yo... Lo contrario de la intolerancia no es la tolerancia, es el respeto... La tolerancia no basta. La tolerancia es una actitud del vencedor al vencido. Lo que necesitamos decir no es "yo te tolero" sino "yo te respeto". Respetar al otro, conocer al otro, establecer un tipo diferente de relación con el otro y con la cultura del otro. La tolerancia estaba bien en los siglos XV o XVI, ahora no basta. Necesitamos ser conscientes del hecho de que compartimos el mismo planeta, de que somos personas diferentes en el idioma, en la religión, en el color, en el estatus social, en la nacionalidad... El asunto principal en el siglo XXI es como vivir armoniosamente..."

Gracias papá por enseñarme que aprender es conocer, conocer es respetar.

3 Noviembre 2010

miércoles, 27 de octubre de 2010

Camerún era la mejor opción.

Nuestros visados nigerianos para un año nos obligan a salir del país y volver a entrar cada dos o tres meses según el sellito que nos pongan en frontera. Después de los primeros 3 meses, decidimos pagar una especie de "favor burocrático" para que nos extendieran un mes más, y así llegábamos hasta el 15 de Octubre. Había que volver a pagar. El "favor burocrático" resultaba ahora más caro y al final nos decantamos por la mejor opción, viajar a Camerún. Así que de un día para otro, conseguimos los visados de turistas para Camerún y los billetes de barco Calabar-Limbe. En 24 horas y sin darnos tiempo a preparar la maleta estábamos navegando por el Golfo de Guinea.

Los 15 miembros de la "familia" acompañados por Ubon dejábamos Nigeria por una semana. Pero yo y mis compis de viaje Kanu y Patri aprovechamos para cogernos una semana más de vacaciones y recorrer el país. Ahora, vengo con la saca llena de historietas que contaros. Iré escribiendo poco a poco, y lo iré colgando en una paginita por capítulos. Aquí os dejo el enlace y un entrante.

atrapacaminos en Camerún (8 al 25 de Octubre de 2010)

http://atrapacaminos.blogspot.com/p/atrapacaminos-en-camerun.html

Me embarco rumbo a Camerún, país situado en el Golfo de Guinea, entre Nigeria, frontera oeste, y Guinea Ecuatorial, vecino del sur. Playas paradisiacas, tierras volcánicas, montañas selváticas o las doradas colinas del Sahel serán algunos de los escenarios que iremos descubriendo. En esta ocasión compartiré aventura con Patri y Kanu, recorriendo durante 16 días esta tierra de gentes y contrastes tan sorprendentes...

miércoles, 6 de octubre de 2010

Afi River Forest Reserve

Afi Mountain se levanta en un enclave privilegiado, en los bordes del Parque Nacional de Cross River Okavango Division, bañado por las aguas del río que le presta su nombre. En el valle, los campos de cultivo de cacao y plataneras se reparten la tierra. Pequeñas aldeas agrícolas y algunos rebaños de vacas nos dan la bienvenida cuando atravesamos en moto la pista forestal que nos conduce hasta "Afi Montain Wildlife Sanctuary".




Drill Ranch (Drill Rehabilitation and Breeding Center) es un proyecto de protección animal de la ONG Pandrillus. Con una sede en Calabar y otra en la misma reserva de Afi, se dedica a la rehabilitación y cría de algunas especies de mandriles en peligro de extinción. Los norteamericanos Liza Gadsby y Peter Jenkins, llevan veinte años trabajando en este proyecto y mantienen asalariados a más de 40 trabajadores locales.

Perdido en la montaña, han construido un complejo turístico con gusto exquisito integrado en el paisaje. Facilidad de alojamiento para visitar las reservas de mandriles y chimpancés que viven en semi libertad. Un sendero por la copa de los árboles, con puentes colgantes, el "canopie", nos da una visión elevada de la selva. Allí abajo, a más de 40 metros, corre un río cristalino, fondo de piedras romas, que se escalona formando pequeños rápidos y remolinos, piscinas naturales donde nos daremos un refrescante baño.



Con la caída de la luz, los monos suben a los árboles a buscar un buen lugar de descanso. Desde la cabina 5, sentados en el suelo de madera, María y yo contemplamos dos gigantescos árboles que se unen en el horizonte. Se ven las sombras de los monos, que van subiendo, acomodándose en las ramas mas altas. Mañana será un día duro, mejor irse a dormir. ¿Conoces los sonidos de la selva? La noche es ruidosa, muy ruidosa. El volumen aumenta justo con la llegada de la oscuridad. Millones de chicharras y otros seres del bosque tocan una música casi molesta que te sumerge en un sueño intranquilo. Se escucha el aleteo de un gran pájaro. Imagino que un búho se come algún roedor en lo alto del techo de planchas de metal.

La mañana me despierta con el tintineo de la lluvia. Al abrir los ojos, el movimiento de las ramas de los árboles me pone alerta. Los monos se despiertan también. Se llaman entre ellos, se persiguen, se van despertando y bajan deslizándose por los troncos. Hay mucha actividad, y pronto toda la comunidad está saltando de rama en rama, sacudiendo al gran árbol, majestuoso, omnipresente.


Don Nyiamson, es el ranger que nos acompaña. Su casa esta situada en una pequeña aldea en la falda de la montaña. Lo esperamos mientras va a comprar la comida. Sus hijos y sobrinos nos tienen miedo, unas fotos romperán el hielo. Su hija mayor Saly, ha tenido la mala suerte de ser primogénita y niña. Con siete años ya es toda una madre que cuida de sus hermanos, y toda una ama de casa capaz de cocinar, limpiar, y disponer, siempre sumisa, presta a cualquier encargo. Una sonrisa para su padre que ya viene de vuelta. Don viste pantalones rotos y botas viejas. Se echa su mochila al hombro, y el machete a la mano. Empezamos a caminar tras él.


La idea es subir a lo alto de la montaña, atravesando la selva, para quedarnos a dormir en un refugio perdido en la maleza. Nos han dicho que es duro. Y lo vamos a comprobar de primera mano. María empieza a dudar de su capacidad cuarenta minutos después de empezar la ascensión. Marcamos un ritmo más lento y seguimos hacia delante. Atravesamos una plantación de cacao donde un grupo de mujeres cortan y extraen las semillas que luego dejarán fermentar y secar. Rellenamos la cantimplora en un charco, es el último abrevadero hasta el refugio. El agua es buena, es un manantial, el agua brota de la tierra. Un poco mas arriba, el sendero es tan difuso que no veo al guia que debe estar a unos 10 o 15 metros, me desvío de la senda y me desoriento. Cargamos demasiada agua, el peso nos penaliza y las piernas sienten el cansancio de llevar 10 kilos de más encima. Estamos chorreando de sudor, empapados como si nos subiésemos duchado vestidos. En lo alto de la montaña hacemos un descanso, aquí la brisa refresca y nos devuelve el aliento.

- Ya no queda mucho, quizás menos de 40 minutos, y el camino ahora empieza a descender.- Nos anima Don mientras recolecta unas setas silvestres. Efectivamente, empezamos a descender. Alto! parada obligada porque un drill se nos cruza en el camino. Sin previo aviso, el sendero se abre y vemos el campamento. Hemos tardado algo más de tres horas y media. El campamento no tiene mas que un techo de chapa agujereado y suelo de tablones húmedos. A cincuenta pasos hay un riachuelo, nos bañamos y bebemos directamente de sus aguas. Antes de que las tinieblas se apoderen del lugar y las abejas se vayan a dormir, encendemos fuego, preparamos la comida y extendemos los sacos de dormir. María, Don y yo compartimos cena. Don prepara fufú (una especie de masa suave hecha de casaba) que mojaremos en sopa de setas, cebollas, hojas y sardinas.

Al abrigo de la lumbre, conversamos acerca de la familia, de las costumbres y de las diferencias culturales. A Don le gustaría estudiar para poder ascender en la escala de rangers para ganar más dinero y poder asegurar una mejor educación a sus hijos. Habla con naturalidad sobre matrimonio y sexo y recibe nuestras diferencias de forma abierta. Nos acompaña hasta que decidimos irnos a dormir. Hace una hora y media que hay oscuridad total, son las siete y media de la tarde cuando cerramos las cremalleras de los sacos de dormir.





Cuando abro los ojos por la mañana Don viene de bañarse en el río, después de seguir su ejemplo, y de desayunar, empezamos el descenso. Será ligero, sorteando cuesta abajo los miles de troncos que hacen de escalones naturales, recorriendo rápidamente el sendero por el que ayer subíamos fatigados. Al llegar a la aldea, nos despedimos de Don prometiéndole volver algun día.

Una moto para dos es buen negocio para salir del bosque, relevo para coger un coche con un conductor novel que me pedirá que le arranque el coche, mejor lo dejamos tirado y nos montamos en un camión de cacao (el vehículo más lento en estos lares). No te queda otra que armarte de paciencia, y reir cuando Kanu, que nos espera con Patri en Ikom, nos pregunta cuanto nos falta para llegar.



lunes, 4 de octubre de 2010

Independence Day

"La verdadera descolonización no es simplemente la reapropiación del poder y de las riquezas de las tierras, es volver a empezar una historia allí donde Europa la ha abandonado."

F. Fanon (Condenados de la tierra)

Hace 50 años, "...el 1 de Octubre de 1960, Nigeria se independiza del poder colonial inglés". Bonita frase que leo en un libro de Historia. Así que, este viernes hay celebraciones, no es para menos, la fecha es trascendente, marca un punto en la historia nigeriana. Ni decir tiene que no es un punto y a parte aunque muchos se empeñen en hacernos creer que la Historia se pueda escribir por capítulos definidos y separados, ordenados cronológicamente.

"Sería en vano tratar de limitar el periodo colonial a los "breves" setenta años transcurridos entre la Conferencia de Berlín de 1884, que repartió y legitimó la ocupación europea en África, y el principio de los años sesenta, cuando la mayor parte de los países africanos logró la descolonización constitucional. Por colonialismo debemos entender la indescriptible crisis sufrida por África en su trágico encuentro con el mundo occidental, desde el comienzo del Siglo XV hasta el final del Siglo XIX. Un periodo marcado por el horror y la violencia del comercio trasatlántico de esclavos, por la ocupación imperial de la mayor parte de África y la administración forzosa de sus pueblos y por las duraderas ideologías y prácticas de predominio cultural europeo (etnocentrismo) y de supremacía racial (racismo)."

E. Chukwudi Eze (Filosofía africana poscolonial)

Nigeria es hoy más dependiente si cabe. Dependiente del sistema capitalista de acumulación. Dependiente de los centros de poder. Dependiente del dinero y la inversión extranjera. Dependiente de su sistema monocultivo destinado a la exportación.

"Nadie sale indemne de una relación de frontera y menos aún de una relación jerárquica de dominación en la que las fronteras pierden los contornos".
F. Iniesta

 1 Octubre 2010
 

viernes, 1 de octubre de 2010

En Nigeria aún quedan gorilas!

En Octubre Destiny Child Center cumple su primer aniversario. Lo celebraremos con una función teatral. Llevamos tres meses trabajando y ensayando. Habrá baile africano, danza flamenca, canciones populares, desfile de modelos, y un gran drama.
Por las noches un grupo se encargó las primeras semanas de escribir el guión. Por las tardes preparamos las coreografias en casa para al día siguiente enseñárselas a los niños después de clase. Los miércoles vamos al centro cultural para aprender baile africano.
Divertiremos, si, pero la idea del teatro desde el principio fue utilizar el escenario para hacer una denuncia social. Tocaremos muchos temas: prostitución, brujería, maltrato, derechos humanos y del niño, medioambiente, interculturalidad, ect.
Mi responsabilidad directa en el teatro se limita a cinco minutos de una clase ficticia de medioambiente donde Fosky y yo seremos los profesores. Escribí parte en español y la parte más técnica la robe de discursos que completan la lección.
Se abre el telón. Estamos en una clase de DDC, sentados en sus pupitres los niños escuchan atentos:
There are still gorillas in Nigeria!!

Do you believe me?

Here, in the state of Cross River gorillas remain??.

They are close to us, only a few hundred kilometers away.

So close, that they can see us, they can feel us.

Humans have reached the heart of the jungle, the heart of the mountains,

pushing away the gorilla, like many other animals, to small santuaries reserved for wildlife.

We come from Europe. In our country, Spain, history books say that long time ago a monkey could cross thousand kilometers without touching the ground.

- Now it's impossible! Why?

- "Because there are no trees!!

- Right. Because there are no trees. Large parts of Spain are now desert and this desert is spreading. But also, it is why there are no monkeys!

- Don´t you have monkeys there??

"No one! The monkeys died when there were no trees left.

- OOOOhhhh!!!
 
Processes such as deforestation, desertification and urbanization often contribute to changes in climate. We have witnessed changes in seasons in Nigeria, changes in rainfall patterns resulting in droughts, storms and flooding.
 
The environment is under serious threat, due to the overexploitation of natural resources, poor agricultural production and the continued deterioration of the economy.
 
Resources are tapped unsustainably. People are part of the environment and they need to use their resources meeting the needs of the present without compromising the future generations, conserving it so that their children can also benefit from it. It requires principles of balancing the environmental, economic and community concern.
 
Nigeria is much richer than we think. "This tropical region is unique in the world because of its environment. Many people study its fauna and flora, amazing for its beauty. Others seek to develop sports and nature activities. Others a place to escape from the city. The whites love looking closely at safari animals that they can only see in documentaries.

-Do you know what it is a national park?

-"A place reserved for wildlife!!

-"Okay. A national park is a territory protected from human activity for its uniqueness and its rich wild life. But do you know any national park in Nigeria?

-"Mmmmmm.

-"In Nigeria there are 10 national parks covering more than 2.5% of the total area of the country. Some like Gashaka Gumti are in danger. Due to the furtive hunt, the numbers of big anthilopes have decreesed".

-What can we do to preserve our environment??
 
This question is just the one that Wangari Maathai asked herself before winning the Peace Nobel Price. Then, she started to plant trees. One by one until getting a forest where before there was nothing.

Planting only a tree can sound very little, but if every Nigerian planted a tree, We would get a forest of 150 millions of trees.

But that is not enough, the key is to create faster than to destroy. -How to do it?

Our response:

Reduce, reuse and recycle.

This is by far the easiest response that every one of us can do and make a difference. We have to reduce the use of fresh water, new paper, new packaging, less fuel, less energy through efficient technologies. We have to re-use some of the resources that we can renew before we throw away. We also have to recycle to get new products.

Let me challenge you to start taking action today of your choice to save tomorrow. Let´s go and lead by example. Together we make a significant difference.

"start today … save the future".
 

martes, 28 de septiembre de 2010

Treinta kilómetros a través del Cross River National Park Oban Division.

El Parque Nacional Cross River Oban Division se encuentra situado en el sureste de Nigeria, en el Estado de Cross River, junto a la frontera con Camerún. Fue establecido en 1933 como reserva forestal y no fue hasta 1988 cuando se abrió como Parque Nacional.

La parte sur es una llanura suavemente ondulada con colinas aisladas, atravesada por los ríos Calabar, Kwa e Ikpan, que fluyen todos hacia el sur, hacia la Bahía de Bonny. En las zonas de bosque, de las menos dañadas de Nigeria, se han catalogado 1.276 especies de animales.

Hay cinco pueblos dentro del Parque, Mkpot, Abung, Nyaje, Ikpai y Owom, con poblaciones de entre 500 y 2.700 habitantes. Hay también 34 pueblos dentro de un perímetro de cuatro kilómetros alrededor del Parque manteniendo a una población total de 37.500 habitantes.

Nosotros entramos desde Akamkpa, dejamos el asfalto en la intersección hacia las minas de piedra de Hi-Tech, cogiendo una pista forestal de tierra que a cada kilómetro se ponía más difícil, incómoda y al mismo tiempo bella y salvaje. El camino se estrecha, la selva lo arropa, el cuatro por cuatro tiene dificultades en algunos tramos y en otros la vegetación araña la pintura. Tras la maleza un elefante de cartón piedra con la trompa alzada nos da la bienvenida. Atravesamos unas puertas al más estilo Jurasic Park.



Los rangers, guardabosques con entrenamiento militar, nos explican los distintos programas. Ellos viven allí, se encargan de la casa de huéspedes, de patrullar la zona y de evitar la caza furtiva o los asentamientos dentro del parque.

De entrante una ruta de tres kilómetros nos abre el apetito. Después de comer, Albert nos guia por un sendero invisible. Es como ir campo a través. No sé ve sendero alguno, pero él sabe donde pisa. No utiliza más que un cuchillo para abrirse paso en la pared verde que nos rodea. Avanzamos lentamente, es muy difícil pasar por la malla de enredaderas, troncos y lianas. Cruzamos algunos ríos, a veces saltando, otras pringándonos de lodo. La jungla está en continua regeneración. Vida y descomposición se dan la mano como nunca antes había visto. El suelo huele a podrido. Los troncos caídos están húmedos y blandos como esponjas. La tierra se mezcla con miles de hojas caídas. Las lianas no son fiables, tirar de cualquiera puede provocar el desprendimiento de una considerable cantidad de materia forestal. El suelo se mueve. Agachado en silencio, miro al suelo para comprobar como miles de organismos vivos habitan bajo mis pies. Hay gusanos, termitas, orugas y un sin fin de minúsculos insectos. Y están las hormigas. Aquí a las hormigas se las respeta, casi se les tiene miedo. No sería la primera vez que abaten a un hombre. Tal como las pisas se te suben, te muerden, sientes la picadura, la aprietas entre tus dedos y tiras de ella, se parte en dos, la cabeza sigue apretando las mandíbulas que pinchan tu piel.


La siguiente ruta de la tarde, entes del anochecer, será un intento de divisar monos. Hay que llegar en silencio hasta detrás de un riachuelo que nos hace de colchón contra el ruido de nuestros pasos. Suelen sentarse a comer fruta antes de la caída del sol. Albert nos pide silencio absoluto, nos callamos, pero somos ruidosos, no sabemos movernos por la selva. Sigo sus pasos entre la maleza, no pisa ninguna rama que pueda crujir, ningún tronco que pueda resbalar, ninguna roca afilada que pueda desequilibrar el siguiente paso. No se agarra a nada, no aparta ninguna rama, se mueve como un animal, sigiloso, hábil. Lleva una escopeta de seis cartuchos que maneja como parte de su cuerpo, no la usa, solo la lleva. Tiene 43 años, y su experiencia le dice que es mejor llevarla a cuestas. Nos indica que nos agachemos, y esperemos quietos y en silencio. No veremos monos, pero los escucharemos, están ahí y nos tienen miedo.


-¿Have you ever seen gorillas?- le pregunto intrigado (no hace mucho que descubrí que había gorilas en Nigeria). Me contará sus batallas a través de las montañas. Viéndolo hablar con esa pasión, me creo que los haya visto y me imagino a su lado en el momento en que un gorila aparece tras las ramas y lo ves por primera vez para no olvidarlo nunca.

La gran excursión, 22 kilómetros, será el domingo. Las seis de la mañana, antes de que los primeros rayos de sol empiecen a despuntar detrás del follaje, es buena hora para ver actividad. Vamos a caminar a través de la selva hasta el Río Kwa, siguiendo el rastro de los elefantes del bosque. ¿Existen elefantes en la selva? Si, se mueven en grupos reducidos creando túneles a través de la vegetación. Arrancan los árboles de raíz, y escarban hoyos en busca de tubérculos. El rastro de los elefantes nos mantiene ilusionados todo el camino. Sus grandes pisadas y sus montañas de excrementos son cada vez más frecuentes. También estamos cerca de de algún grupo de búfalos. -Son cuatro y estuvieron aquí ayer.- me comenta Albert que encabeza el grupo.
A mitad de la fila de uno va el "hombre gato" un yoruba marcado con cuatro cicatrices en cada mejilla, a él si también le gusta el machete y va abriendo paso a sablazo limpio. El grupo lo cierran otros dos rangers más, el último con escopeta.

Llegamos al río, que aparece como un paisaje detrás de una ventana. La corriente fluye con fuerza, en estos ríos habitan cocodrilos, pero algunos siguen a Kanu, que no se lo piensa, en el chapuzón de la jornada.


jueves, 23 de septiembre de 2010

De como me enteré de este proyecto.

Un día me dio por chatear con un viejo amigo del colegio. Es responsable del blog de la ong Maná, y me informó de que acababa de publicar un post que resumía el proyecto europeo de Juventud en Acción, "Conoce lo desconocido". Entré, leí y me apunté. No necesitaba más. La oportunidad me venía en el momento clave y no la iba a dejar pasar.

Ahora, solo quería devolverle el guante. Álvaro me inspiró siempre, y compartiendo su sensibilidad social, no me queda otra que invitaros a que visitéis la web de Maná, y su respectivo blog.

www.ongmana.org
www.ongmana.wordpress.com

lunes, 20 de septiembre de 2010

Siete y media de la mañana del Sábado en que Tere cumple sus 25 años. Un grupo subimos la calle hacia Marion Road para coger un taxi. Cae una lluvia molesta. Nos dirigimos hacia el motorpark que está frente a la comisaría de policía de IBB Way. Allí, negociamos un taxi que nos lleva a Ugep por unas 520 Nairas por persona. - De nuevo en Ugep.- Comenta Patri, que ha venido todo el camino en tensión porque el kamikaze del conductor no conoce otra forma de conducir que jugándose la vida. Ugep nos recibe amable como siempre. Gentes encantadoras. Desayunaremos unos cacahuetes antes de seguir camino hacia Idomi, nuestro verdadero destino.


Idomi es un pueblo muy pequeño, dos calles unidas en una pequeña glorieta, que es a su vez centro y plaza del pueblo donde hoy se celebra su festival del ñame. Antes, como es temprano, vamos a investigar un poco los alrededores, un camino de tierra baja a la selva y nos sumerge en la humedad del bosque. Los senderos son canales naturales formados por los torrentes de agua de lluvia. El cielo amenaza y unos relámpagos a lo lejos nos avisa de la que nos va a caer. La lluvia viene con su ronroneo, ya habitual, la escuchas llegar, las hojas de los árboles y los tejados de chapa suenan a lo lejos. Cada vez más cerca. La primera gota no tarda más de dos minutos en tocarnos. Ya no hay escapatoria. Sitio alto, una pared, impermeable y a esperar bajo la lluvia. Debajo de mi capa me concentro en las gotas de lluvia que se deslizan por el plástico. Terminaremos empapados. Pero no será excusa para seguir adentrándonos por un camino que nos llevará a unas brillantes plantaciones de arroz. El arroz, verde, crecido, cultivado en medio de palmeras y árboles tropicales, es de los paisajes más bellos que uno pueda admirar.




La lluvia se va tan rápida como vino y el sol sale despiadado a abrasarnos la piel. Aún mojados, mezcla de sudor y agua, regresamos al pueblo. La plaza que por la mañana había despertado desierta bullía ahora de personas y colores. La masa de niños se acumula en los soportales y minúsculas sombras de las casas que rodean la plaza. Los jefes tribales, ataviados con sus trajes típicos, presiden la ceremonia en el centro. El sol les cae a plomo, no parece importarles. Ven, inmóviles, como los representantes de los distintos clanes desfilan ante ellos.

Un "speaker" ameniza, o más bien, contamina ruidosamente la fiesta. Estoy tumbado en el suelo, descalzo, al sol, deshidratado, haciendo fotos con la cámara de Tere. Debería beber y meterme en la sombra pero algo me empuja a seguir apretando el gatillo y capturar miradas, gestos, detalles, consciente de que el momento es único. Sin darme cuenta la multitud me rodea. Estoy desorientado. La fiesta ha acabado y la masa se mueve caótica por la plaza. Aprovecho para un disparo más antes de levantarme mareado para buscar con los ojos mi grupo de "Mbakaras" y salir precipitadamente de allí. La noche la pasaremos en Ikom, Hotel Lisbon, unas 750 Nairas la noche por persona.

Seis y media del domingo, con legañas en los ojos, la boca seca y los tobillos llenos de picaduras, nos paseamos por Ikom en busca del motorpark. La lluvia no cesa de incordiar y reduce las opciones del viaje a alquilar un coche, la moto queda descartada. Sólo un hombre parece dispuesto a llevarnos. Las negociaciones son duras, Kanu cierra el trato en 250 Nairas por persona. Tendrán que dar las ocho y media para que el coche arranque rumbo a las cataratas de Agbokim, aldea a orillas del río, frontera natural con Camerún.

Las cataratas no es solo una caída de agua descomunal que se precipita por una pared cortada en forma de gajo de naranja, las cataratas es todo el entorno. El agua pulverizada es una lluvia constante que la selva absorbe agradecida. El ruido del agua te estremece. La profundidad del paisaje sobrecoge. Desde arriba las cataratas son vertiginosas, bienvenidos a una maravilla natural. La vista se recrea en un cielo majestuoso que reina sobre el bosque de lluvia, los árboles mecen el verde follaje al son de la música que el agua, los pájaros y los millones de chicharras no paran de tocar.

Nos introducimos en la espesura bajando por unos escalones de piedra cubiertos de musgo. Los árboles desde aquí abajo son gigantes. El sendero es directo y en pocos minutos bajamos hasta el nivel del agua. No llueve, pero el agua lo moja todo. Estamos en el hueco detrás de la cascada. Unos pasos más, para ducharnos en una lluvia horizontal de agua fina e intensa. Cuesta respirar, cuesta abrir los ojos. El agua pulverizada se mueve sinuosamente en un juego de formas celestiales. Abro los brazos para sentir la fuerza, la belleza, una felicidad me invade y explota a grandes carcajadas.




La aldea de Agbokim es una localización perfecta de poblado africano a orillas de un río. Las calles son de tierra, las casas bajísimas, las mujeres cocinan en la calle en fuegos de leña. Los niños, omnipresentes, están por todas partes. La foto es una postal: De fondo una caída de agua cristalina rodeada de vegetación y árboles de cacao. Como protagonista, un niño lava la ropa en las piedras del río, nos mira y sonríe. Tere fotografía sus sonrisas.






Tenemos que irnos, podríamos quedarnos atrapados para siempre. Unas motos volarán veinte minutos los baches de la pista de tierra para devolvernos a Ikom. Y un coche nos teletrasportará apresuradamente a Calabar huyendo de las sombras de la noche que nos alcanzará irremediablemente.



 
20 Septiembre 2010


miércoles, 15 de septiembre de 2010

La cuna de la magia negra. Antes de que el hombre blanco introdujera el cristianismo y su discutible moral en estas tierras, existía aquí una cultura religiosa más unida a la tierra de lo que podamos imaginar. Los autóctonos temían la oscuridad de la noche, la profundidad de la selva o la fiereza de los animales, evidentemente, eran miedos naturales, basados en los peligros del entorno. Además, los clanes y tribus tenían su líder espiritual, capaz de sanar enfermedades (gracias al estudio y transmisión de una cultura de remedios naturales que pasaba de padres a hijos y que ahora las farmaceuticas tratan de rescatar y apropiarse para hacer beneficios) y de entrar en contacto con las otras naturalezas del ser gracias a las drogas alucinógenas. Pero por encima de esto, por regla general, el africano negro estaba unido a sus antepasados. A los muertos se les enterraba cerca de la casa, o en el mismo suelo de la cabaña y se les tenía presentes siempre. Tampoco había una dicotomía tan definida y cerrada entre lo bueno y lo malo. Será el cristianismo, el que asocie el bien a Dios, y el mal al demonio. Y ¿que mejor encarnación del mal que los niños embrujados y poseídos? A partir de entonces, años 80 y 90, la brujería se escribe a fuego con letras de sangre, ácido y abandono.
Los niños brujos abundan en esta zona del planeta. Hay tantos que uno se pregunta como se pueden hacer las cosas tan mal. Un niño brujo ha tenido la mala suerte de que su nacimiento o primeros años coincidan con alguna desgracia familiar (muchos son huérfanos) o que nazca con algún tipo de retraso o problema. Prematuros, gemelos, albinos... Los padres y familiares sospechan, le achacan todos los males que ocurren a su alrededor y terminan por llevarlo a la iglesia. El pastor, "enviado de Dios", es capaz de ver dentro de él y decidir si un niño es brujo o no. Si es brujo, está poseído por el maligno, tiene poderes oscuros y es mejor actuar. La acción es simple, exhorcismo. Pasen por caja. La familia no puede permitirse la salvación de su brujita particular así que las alternativas se reducen, arrojarles ácido a la cara, o abandonarlo.

En DDC (Destiny Child Center) tenemos "una" brujita. Pequeña y preciosa. Dicharachera y juguetona. Justine, pasa los días paseándose sin sentido por el centro intentando llamar la atención. Su forma de relacionarse socialmente pasa por el maltrato físico. Pega y le gusta que le peguen. No conoce otra forma. Molesta, pega y llora. Intentamos ignorar las conductas negativas y reforzar los comportamientos más estables, serenos y cariñosos. Los demás niños la rechazan, le pegan, y la llaman bruja. Mirada profunda, sonrisa inocente, piernas zambas, se balancea hacia mi con sus andares de pato. Le cojo de la mano, la siento en mi regazo, le acaricio la oreja. Si en esta niña vive el maligno, yo no quiero conocer a Dios.

martes, 14 de septiembre de 2010

En las guias turísticas de Calabar se señalan como puntos de interés sitios como Tinapa, o como Marina Resort. Puedes visitarlos, pero no creo que el turista que venga a Calabar esté interesado en estos lugares, chapados a lo occidental, y cutremente cuidados.

Tinapa es un barrio artificial construido al abrigo de unos estudios cinematográficos de Nolliwood. Hay un parque acuático, un centro comercial, y un embarcadero para alquilar un barco que te dé una vueltecita por el río. Está situado a unos 9 kilómetros de Calabar rumbo norte.

Marina Resort, es un complejo a orillas del río cerca del centro de la ciudad. Hay una sucursal bancaria, para que puedas gastar dinero en el restaurante, hoteles, y tiovivo, o en la entrada al museo de la esclavitud. Cesped cuidado y algún velero amarrado a puerto se han quedado esperando mejores visitas. Todo el perímetro está cercado, si quieres entrar son 100 Nairas. Tras pagar y entrar, descubrimos que todo está cerrado. No hay nadie.

En Calabar, como en la mayoría de ciudades africanas, lo interesante es lo que te puedes encontrar por el camino. Un grupo de niños jugando, un regateo en el mercado, una charla con un pastor, o un baile en mitad de una calle de tierra. En cualquier caso, si buscas, Calabar también tiene algunas casas coloniales, un jardín botánico (único parque en la ciudad), alguna estatua y miles de iglesias y colegios. Yo, si escribiera una guía turística, recomendaría el mercado, porque en ellos está la esencia de la ciudad y de sus gentes, la visita a una iglesia gospel, y pasar cerca de un colegio a la hora del recreo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Hubo un tiempo en que podías llegar andando a cualquier lugar. Los hombres andaban por la Tierra sin más limitación que las fuerzas de sus piernas. En mi mente desfilan escenas de películas. Personajes históricos como Willian Wallace recorriendo las colinas escocesas, o fantásticos como Bastian atravesando Fantasía a lomos de Atreyu. En aquella época, lejana, olvidada, las fronteras las ponían frases como: - "Jamás he pasado de aquí. Un paso más y será lo más lejos que estuve de mi casa." Las puertas infranqueables eran, naturalmente, caudalosos ríos o escarpadas montañas.

Esta leyenda romántica se tuvo que romper en algún momento del tiempo. Quizás cuando los reyes creyeron que levantando muros se podrían proteger del exterior. O quizás cuando los vaqueros del Far-West Americano convirtieron las llanuras de bisontes en ranchos para el rebaño. Después, la defensa de la propiedad privada hizo el resto. La tierra se repartió, y se troceó. Cada cual valló su parte. Todo el mundo quería su cacho. Se levantaron muros de piedra, vayas de alambre, se marcaron con estacas las fronteras, y con la punta del lápiz los mapas, se edificaron las paredes de la vergüenza. De aquí para allá es tuyo, pero de aquí para acá es mio.

El tráfico fue canalizado por las veredas de paso y las cañadas reales que luego han quedado tan olvidadas, como olvidados son ya los mansos comunales. Fueron sustituidas por calles y carreteras las primeras y por centros comerciales los segundos.

Ahora, los europeos tenemos suerte. Nuestras fronteras son algo más anchas. Pero es sólo una ilusión. Los controles de seguridad son tan exhaustivos que rozan lo ridículo. Todos estamos monitorizados, controlados, vigilados. En cualquier caso, siempre será mejor que salir a países donde los visados se negocian al regateo como tomates en cualquier mercado. A países donde necesitas mil permisos para moverte y residir.

Es normal, en el mundo en que vivimos, hay que controlar los movimientos migratorios. Hemos olvidado que el hombre debiera ser libre para llegar andando a donde le lleven sus piernas. La guerra al terror, la seguridad de la nación, el miedo a la inmigración... El miedo a la migración de los pobres. Los muertos de hambre, que podrían sin esfuerzo invadir el primer mundo, derribar la brecha entre la opulencia y la supervivencia, llamar a nuestra puerta y reclamar su derecho a comer, a no morir de sed, a no morir de fiebre amarilla (para la cual ya hay vacuna). Pero, eso no va a pasar. Todos sabemos que en el reparto saldríamos perdiendo. Que el sistema favorece la concentración de la riqueza y del poder. Y que el consumismo desmesurado de recursos que nos hace tan felices, es a costa de que más del setenta por ciento de la población del planeta viva en la miseria.

Ya no podemos ir andando a cualquier parte porque no queremos que nadie venga andando desde cualquier parte.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Tenía ganas de escribirte. A ti, que lees con atención estas lineas sintiéndote más cerca de nosotros, de nuestra experiencia, de nuestra aventura. Tú que lees y sientes que tu hijo está donde quiere estar, que a tu hermano le apasiona lo que hace, que tu niño corretea por los mercados africanos y los bosques de lluvia llevándote de la mano, que tu amigo, al que llamaste loco, camina por el África negra, tratando de aprender o de comprender más allá de lo que nos han contado, y también a ti, que conoces como pocas los anhelos, sueños e inquietudes que habitan en mi. Tú que escribes comentarios porque algo dentro de ti quiere estar aquí, compartiendo esto de alguna forma, tú que escribes mails para que no me olvide de los que me esperan. Tú, que me enviaste un mensajito de texto el día que lo necesitaba sin tener ni idea de lo que aquí pasaba...

Y es que aquí, a miles de kilómetros de distancia, tan lejos de lo conocido, tan ausentes de lo cotidiano en nuestras familias y pueblos, es bonito sentir ese nexo de unión. Por eso quería agradecer a todos los lectores, ese cariño que percibo y que me motiva a escribir y contar cada día un poquito. Este blog, empezó como un cuaderno de notas personales, no abandonaré esa idea, pero cuando me llegan comentarios de las madres de algunas compañeras se me ensancha el alma. Me alimento de las experiencias que vivo y cuento, pero la digestión la hacen vuestros ojos acariciando estas lineas. Desde la humildad de quién no ha escrito nunca, yo os agradezco y os invito a que con vuestros comentarios creemos diálogo, el "feedback" que aportáis, da vida a este blog.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Suena la cortadora de cesped del vecino. Mónotono ruido. Me recuerda a las mañanas de verano en Sevilla. Acostado en la cama, ya despierto, huelo la hierba.

Hoy es día de despedidas. Casi sin darnos cuenta, la familia nigeriana de 17 pierde a dos miembros. Noe y Moi han decidido volver a España. Cuando lleguemos del orfanato no estarán aquí.

Noe, "La Chunga", es un cacho de pan. Siempre interesada en los sentimientos. Le encanta pensar sobre ellos, hablar para ver puntos de vista y luego escribir sus conclusiones pera más tarde analizarlas y seguir dándole vueltas. Noe piensa en Pablo, su novio, y se le escapa una sonrisa cuando le preguntamos por él. Por su culpa le ha costado tanto adaptarse, y nosotros aquí, poquito a poco la hemos ido ayudando. Ahora, en España, tendrá que iniciar otra adaptación, y será él, Pablo, quién tenga que ayudarla a que nos olvide (solo lo necesario). Noe sabe que aquí la queremos, pero cuando el corazón y la mente discuten, ella siempre elige el corazón. Te echaremos de menos.

Moi es un ser enorme. Tan enorme que no cabe dentro de sí. Sensible, inteligente, hermano. Su sueño de África dista mucho de la realidad, la convivencia con la que soñaba no se alejó de la sociedad de que la huía. Los utópicos mueven el mundo, pero con frecuencia no encuentran la felicidad. Moi, trotamundos, no se cansará de buscar algo más allá, para no encontrarlo, para saber que lo intentó. Su sino, es la búsqueda. A veces nada vale la pena. Yo sé, que en el fondo de su corazón, le quedan muchas cosas pendientes en esta tierra. Mi más sincero abrazo.

Ambos quedarán en el recuerdo de estas paredes, y por supuesto, en lo más hondo de nuestros corazones.
9 Septiembre 2010

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Josep, 11 años, pinta la pared con un cepillo de dientes. Es día de pintura en Destiny Child Center. La esposa del presidente de Nigeria, Jonatan Goodluck, tiene marcada en su agenda la visita al centro. Así que, a contrareloj, se le intenta dar un lavado de cara. Lo mismo hay suerte y para los próximos días podré empezar a dar clases con una pizarra. Solo pintan los niños mayores. Las niñas y los pequeños libran hoy.


El militar de turno, bajito, fuerte, autoritario, exige a Josep algún pequeño detalle, alguna orden que Josep ignora. No importa quién desencadenó qué. Podría haber sido ayer, mañana, y con cualquier otro niño. Los hechos son qué un instante después, Josep corre perseguido por el policía. Lo cazará y lo golpeará. Pero hoy, la cosa no iba a terminar ahí. Los niños cansados de la disciplina a base de mano dura, y descontentos con las injustas y desproporcionadas maneras del militar, se van a revelar. Los niños le tiran piedras. El revuelo es impresionante. El patio es un polvorín. Todos los niños corretean, aplauden, miran el espectáculo. Los chicos mayores defienden su plaza. Con palos en la mano, estacas de madera que acaban de arrancar del billar, con piedras. La situación está descontrolada. El militar quiere venganza, ya no cabe dentro de su pantalón, se desafloja el cinturón. Corre detrás de algún niño en concreto. Su cara asusta. Tengo miedo de que pueda cogerlo. Pero los niños se mueven rápido. La cólera del uniforme se vuelve ira. Paradlo, paradlo. Sujetadlo! Los demás profesores y voluntarios intentan detener al militar.

Los niños nos explican que están cansados de sus prácticas vejatorias. A veces les castiga metiendo la cabeza en el charco del pozo. Les pega, les azota, no es justo. Será el último día que trabaje en DDC.

martes, 7 de septiembre de 2010

Cada grupo de cocina empieza a definir su forma de trabajo. Las etiquetas ya están puestas: Con Moi sabes que comerás tarde. Con Patri, desde luego, no te quedas con hambre. Cuando le toca a Fosky puede haber sorpresa, pero siempre elaborada. Para Noe, con la col tiene bastante. Y Mache es la experta en reciclado!

Todo tiene explicación. Al haber dos grupos de cuatro, estos están en la obligación moral de currarse un poco más las comidas, hornear una pata de cerdo, una cazuela de pescado o un buen guiso. En cualquier caso, ningún grupo es manco, y quien más y quien menos se saca platos de la manga que ni el Arguiñano.

La clientela, también es especial. Samu esta siempre atento a que en su plato no caiga material no apto para su dieta (si cae lo apartará luego en un ladito del plato), Moi, no sabe si ser o no vegetariano, su mente dice que no quiere carne, su boca se la pide, y entre tanto, algunos, nos ponemos cerca por si nos cae su trozo de pescado. Porque si hay alguien que coma sobras de los demás, soy yo. No me canso de decir que la comida no se tira. -Probad un poco y luego podeis repetir- les digo. Pero lamentablemente la basura recibe cantidades de comida que a mí personalmente me avergüenzan. A María le encanta chupetear los huesos de pollo de todos, y comerse los más apetecibles. Jose come pan. A Isa le chifla la fruta y verdura. Neli le echaría ketchup a todo. Ronald y Michael comen lo más grande, -están creciendo-, nos decimos entre nosotros.

Si las madres supieran lo que comemos... ay!...benditas sufridoras... Si hoy no tenemos reparos, es gracias a vosotras!

lunes, 6 de septiembre de 2010

Excursión dominguera a Calabar Airport. Una hora y cuarto desde casa andando. Me acompañan Samu, Patri y Kanu. El aeropuerto es tan familiar como una estación de autobuses de pueblo. Cuatro mostradores, facturación, información, alguna compañia aerea y seguridad. Las revistas cogen polvo en un kioskillo de prensa cerrado.

La poca información que pudimos recoger un domingo se resume en cuatro compañias aéreas y una agencia de viajes:

Aero
http://www.flyaero.com/
Air Nigeria
http://www.myairnigeria.com/
Arik
http://www.arikair.com/
Irs Airlines
http://www.flyirsairlines.com/

Get Travels
http://www.getravelsng.com/

Investigando internet os resumo:
En este enlace están todas las compañias con vuelos domésticos en Nigeria
En este accdeis a todas las compañis aéreas internacionales que operan en Nigeria

Embajada nigeriana en España:
Embassy of Nigeria in Spain
Address: Calle Del Segre 23, 28002 Madrid, Spain.
Phone: +34 91 5630911 begin_of_the_skype_highlighting +34 91 5630911 end_of_the_skype_highlighting, 5630971, 4110078; Fax: +34 91 5636320, 5630258, 4116700
Email: info@nigeriainspain.org
Website: http://www.nigeriainspain.org/
Nigeria Vs Madascar. Partido de clasificación para la copa de África. Entradas por 500N, 1500N y 3000N. Compramos entradas en tribuna por 1500 Nairas por motivos de seguridad, ya que el coordinador, Roland, nos advertía farrucamente que las zonas más baratas no eran seguras y que las avalanchas y robos eran frecuentes. Nada más lejos de la realidad, la parte más ajetreada fue justo la entrada o vomitorio por el que habíamos accedido. Una vez empezado el partido, la muchedumbre sin entrada se apelotona en las rejas de la puerta intentando entrar. Los efectivos de seguridad no pueden parar la marea, que consigue abrir la puerta y colarse en el estadio. Cientos de personas pierden sus sandalias, gafas, pelos y pelucas en el tumulto.

Partido aburrido y soso, donde el que más corrió no superó ni los 6 km de carrera. Medio campo sin verticalidad ni intención. Tampoco le hizo falta más al equipo local, que ganó facil por dos goles a cero.

Con este panorama la salsa la ponía una peña-banda de música, con trompetas y tambores, y las olas que recorrían las gradas levantando a la gente de sus asientos. María, a mi lado, saca una bolsa de pipas. ¿Pipas? Pipas de girasol! Tan frecuentes en España y tan difícil de encontrar en el extranjero. Saben a gloria y sal.

5 Septiembre 2010
Moi tiene malaria.

Dan las nueve de la noche. Moi, acompañado por Fosky, Roland y Elisabeth, está en el hospital. Se encontraba mal. Fiebre, sudor y escalofrios. Las pruebas de sangre confirman que tiene malaria. Se desmaya y pierde el conocimiento.

Las llamadas desde el hospital no tranquilizan la casa. La gente comenta y los nervios se apoderan de algunos. Noe, apresuradamente, se toma el Larian que había dejado hacia dos semanas. Muchos se plantean retomarlo, pues ya somos minoría los que somos fieles al fármaco.

El Honda Accord de Roland entra en casa. Todos salimos a saludar a Moi. Está cansado, pero bien de ánimos. Se fuma un cigarrillo en la misma entrada de la casa. Aclara algunas preguntas y nos enseña el tratamiento que tendrá que tomar.

Los mosquitos son nuestros enemigos, sería bueno que no lo olvidáramos. Subir la guardia con la profilaxis química antimalaria, ropa larga, mosquitera y repelentes son algunas de las recomendaciones. Cuestión de probabilidades, nada te asegura estar a salvo. Pero Moi nunca tomó pastilla alguna, nunca usó repelentes, y empezó a dormir con mosquitera hace menos de un mes. Estamos en zona de máximo riesgo, donde la malaria es endémica. Mis sondeos, preguntando a cualquiera si ha pasado o no la malaria, no dejan lugar a dudas, aquí todo el mundo tiene malaria y pasas sus fatigosos y helados síntomas de vez en cuando. Cualquier mosquito y por ende cualquiera de las picaduras que tenemos en el cuerpo puede ser el principio de un mal rato.

4 Septiembre 2010

sábado, 4 de septiembre de 2010

El miércoles abrí el cajón del escritorio y mi calcetín no estaba allí. Me habían robado. Me habían birlado un fajo de billetes equivalentes a 500€. Que putada. Ya me habían avisado: -Nigeria es un país duro. En Nigeria hay muchos ladrones-. Y lo tuve muy presente las primeras semanas, pero me confié. Ahora, he perdido una cantidad de dinero ahorrado equivalente a mi sueldo anual de voluntario. Dinero que había acumulado para viajar en los próximos meses. No queda otra que aprender. La suerte es no repetir errores.

1 Septiembre 2010

martes, 31 de agosto de 2010

La importancia de los detalles.

En la convivencia con los 16 miembros de la casa uno empieza a distinguir quién es quién con el paso del tiempo. Cada cual va asumiendo su papel dentro de la "organización". El teatro y la adopción de personajes no tienen sitio en esta casa, los 12 meses que estaremos compartiendo casa y trabajo, nos pondrán a cada cual en su sitio.
En un contexto como este, donde desde el primer minuto hay que tomar decisiones y ser mínimamente efectivos en su ejecución, los líderes naturales pronto empiezan a destacarse. Un líder natural no es elegido arbitrariamente ni al azar, simplemente se hace notar por su determinación, conocimiento y ausencia de equivocaciones. Si actúa de forma coherente, efectiva y justa, el grupo lo secundará. Será capaz de aglutinar en torno así las decisiones más importantes, la linea de acción, y la motivación para que el resto del grupo funcione. Si por alguna razón comete errores, no es constante, o es incoherente, pronto su liderazgo no tendrá peso alguno. No es difícil hacerse notar, lo difícil es liderar, y sólo los elegidos tienen ese don.
Por otro lado, rápidamente, también se puede observar el nivel de compromiso de cada uno con respecto a los diversos temas. Hay quién trabaja sin descanso y quién descansa mientras trabaja. Quién es perfeccionísta con lo que hace, quién detecta problemas y tiene autonomía suficiente para resolverlos, quién cocina con cariño o limpia con esmero.
Compañerismo, compromiso, amistad, generosidad... son conceptos que todos manejamos, y que incluso nuestra mente lucha por alcanzar, sin embargo, la acción puede distar mucho de esos ideales. Egoísmo, desconsideración, nula empatía... la linea entre unos y otros es delgada y está en continuo conflicto. De la misma forma, la libertad individual queda limitada por las libertades de los otros.
Entonces, son los detalles del día a día los que marcan de alguna forma las relaciones interpersonales. Es el respeto llevado a la máxima expresión lo que te une a alguien. Es no solo la generosidad individual, si no la lucha por la generosidad grupal lo que demuestra esa verdadera preocupación y empatía.
No todos necesitamos lo mismo. Hay personas más y menos dependientes de afecto, cariño o toma de decisiones. Hay quien es más y menos autónomo. Y por eso cada cual se va complementando mejor con unas y otros según caracteres y compatibilidades.
Así las cosas, uno aprende a veces, a dar a aquellos que dan, a escuchar a los que escuchan, a contar con los que cuentan contigo, a trabajar por los que trabajan, y al fin y al cabo, a respetar a todos, cada uno de su madre.
Tengo claro una cosa, de esta experiencia, me llevaré amigos y amigas para toda la vida. Gracias compis!

jueves, 26 de agosto de 2010

Caminito de Nigeria,
en un 14 de Junio
le digiste a tu familia
tengo hecha la maleta
que me voy...de voluntario.

La gente me llama loca,
donde te vas a meté!?
yo.. me puse una venda
y que venga lo que venga
no le tengo miedo a ná.

Nos despedimos,
un abrazo, una sonrisa,
cuidaté y a disrutar.
Abrí mis ojos,
de Sevilla a Madrid a Frankfurt
estamos tos´en Calabar, Calabar.

Y esas miradas,
de esos niños maltratados
que la vida ha castigado
dejándolos sin familias,
sis estudios, sin futuro,
pero lleno de ilusiones.

Y esas miradas,
con las que ando to los días
de esos niños y esas niñas
que me esperan ca´ mañana.

No sé que conseguiré
este añito aquí a tu lao,
si un receso, no lo sé,
o decí que lo intentao.


Mi vida por ti daré
llevando mi voz al cielo,
tu justicia pediré
con todos... mis compañeros.

Escrita e interpretada por Valle y Moi. Precioso pasodoble que le escribieron a María y que me arrancó muchas emociones el día de su cumple.
Viva el carnaval de Cádiz!

miércoles, 25 de agosto de 2010

Ébano. De la mano de Ryszard Kapusciscinki viajo por África y por pasajes de su historia. África es ancestral pero su historia no está escrita en ningún libro ni manual, la mayoría de las veces se transmite de generación en generación a través de canciones, cuentos y leyendas. Como mucho tenemos la letra de los blancos, exploradores y colonos, los europeos que empezaron a escribir siguiendo a Stanley, Braza, o Conrac. África, además, es gigante, vasta e infinita. Llena de paisajes y climas diferentes, un sin fin de regiones con razas, culturas, tradiciones y religiones diversas.

Ébano es un ensayo periodístico. Un libro de culto. Los capítulos nos sumergen en diferentes países y contextos históricos. El autor, Premio Príncipe de Asturias, estudió Historia y trabajó como corresponsal de guerra. Nos propone un resumen de toda una vida de viajes por África, analizando de forma magistral los acontecimientos más trascendentales de la historia contemporánea de este continente. Se mete de lleno en los lugares más recónditos, en las situaciones más inverosímiles, en las aventuras más arriesgadas, sufre malaria, y su vida corre peligro. Nos sumerge y nos transmite su pasión por esta tierra, tan quemada y a la vez tan verde.

25 Agosto 2010

domingo, 22 de agosto de 2010

El cumpleaños es un día especial. Mi veintiocho cumpleaños será además inolvidable.

Daban las cero horas del 19 de Agosto charlando distraido en el cuarto de las tres nenas. Algunos besos me acompañaban antes de bajar a mi habitación a dormir. La luz estaba prendida, Patri y Kanu me esperaban para ver mi cara cuando descubro que debajo de mi almohada descansa una bolsa llena de apreciados caprichos culinarios, yogurt, patatas fritas, chocolate y galletas. Me como una chocolatina como puerta al mundo de los sueños.

Como cualquier día laborable, me levanté temprano y me duché. Al salir de la habitación un sendero hecho con notitas en folios guiaba mi camino hacia una caja, Michael me felicitaba regalándome una cartera, unos calcetines, un paquete de patatas fritas y un tazón para el colacao.

La hora del desayuno fue un ir y venir de besos y abrazos.
Cuando llegamos al orfanato los niños nos esperaban cantando cumpleaño feliz en mi honor, sus voces me sonaban como un coro dulce y celestial. Las clases fueron bien. Isa, María y yo teníamos pensado no volver a casa a almorzar y quedarnos con el responsable del centro, Aripo Willian, para tomar algo cerca del orfanato para así pasar la tarde con los niños. Era un regalo de cumpleaños que yo mismo pensaba hacerme.

La excursión con Willian fue de película. Para empezar un paseo por la huertas de New Airport Road. Mientras nos explicaba como se ganaban la vida esas pequeñas agricultoras y qué plantas eran más rentables y cómo había que cocinarlas, la lluvia se iba aproximando. Ya se escuchaba el murmullo cada vez más fuerte de las gotas en los árboles vecinos. El viento nos propuso una carrera que no podíamos ganar. A grandes saltos intentamos atravesar el huerto a toda prisa. La lluvia nos mojaba y las mujeres, en cuclillas, bajo sus paraguas y sin dejar de trabajar, se reían a grandes carcajadas al ver a tres mbakaras corriendo empapados.

Nos condujo Willian a un lugar mágico, una picisfactoría, montada como un resort turístico con bungalows, terrazas, hamacas y jardines. El río pasaba cerca y sus aguas servían para depurar los estanques. Allí esperamos a que escampara, nos secamos poco a poco, al tiempo que nos tomamos un refresco de pera.

Cuando llegamos al Destiny (abreviatura de Destiny Child Center), los niños estaban en formación militar. Los soldados que allí trabajan los tenían entretenidos haciéndolos desfilar. Teníamos preparado un contacuentos, con dosis teatral, para los niños. Caperucita roja adaptada para la ocasión. Mbakara María era la protagonista de un cuento que narraba Isa de forma magistral, yo hice de lobo. Los niños lo pasaron bien y al final del teatrillo les repartimos cacahuetes.

Antes de llegar a casa estaba bien tomarnos un pincho de carne y una coca cola. Estábamos cansados de todo el día, así que cogimos un taxi y al llegar a la casa, salieron a recibirnos!? Me pusieron una venda en la cabeza!! Mi cumpleaños estaba lejos de terminar.

Bienvenidos a la gymkana especial para Bo:

Encuentra una llave en una ensaladera llena de arroz. Descubre a que puerta pertenece. En el comedor me espera una gran cerveza. Cuando la bebas sabrás la siguiente pista. Sube a la habitación de las chicas calientes y hazles un streeptes. Baja y ve al huerto a patita coja. Come uno a uno 17 chicles, mastica y pronuncia encadenados todos los nombres de cada uno de los habitantes de la casa. Me toca adivinar un personaje jugando al juego de Si o NO. Les toca que adivinen el nombre de un animal con mi mímica, la gamba. Yo si que hacía el gamba mientras que los compis se partían de risa puteando mi avance en la gymkana. Encuentra la pista en una ensaladera de chesseball. Adivina quien te besa. Coge una prenda de ropa de cada persona en tres minutos...

yo ya no podía más, después de dos horas llegué al ordenador de José con una clave. El PowerPoint fue precioso, una foto para recordar mi familia nigeriana. El regalo final, dos paletillas de cerdo al horno y un guiso de carne y papas.

Ya podía ducharme, o no. Entonces me llaman de la habitación de cuatro. Samu, Tere, Ester y Ronald, se han currado su regalo. Chanclas, y tela africana, con sus correspondientes mensajitos y dedicatorias. Qué fuerte. No asimilo todo lo que me está pasando. Necesito relajarme. Mi hermana me llama y hablo con ella para compartir el cumpleaños más intenso, más especial, más africano, justo antes de que el reloj marque la vigesimocuarta hora.

19 Agosto 2010